SUSCRIBETE
a nuestra newsletter
Promotores iberoaméricanos comparten su visión sobre Covid-19 Promotores iberoaméricanos comparten su visión sobre Covid-19
Compartir este post     Más de dos meses después de que COVID-19 fuera declarado oficialmente una pandemia por la Organización Mundial de la Salud, las... Promotores iberoaméricanos comparten su visión sobre Covid-19
Compartir este post
  •  
  •  
  •  
  •  

Más de dos meses después de que COVID-19 fuera declarado oficialmente una pandemia por la Organización Mundial de la Salud, las consecuencias económicas causadas por su propagación y las medidas de salud tomadas por los gobiernos a nivel mundial han sido catastróficas. Con un número de muertos que supera los 400,000 y alrededor de ocho millones de pacientes infectados en todo el mundo, es una prioridad garantizar la salud de las personas, pero la recesión económica ya se está comparando con la Gran Depresión de la década de 1930.

El impacto resuena en todos los niveles de la industria de la música, siendo los artistas los más visiblemente afectados. A medida que las políticas de cuarentena y distanciamiento social comenzaron a aplicarse, miles de giras y conciertos confirmados se pospusieron o cancelaron en cuestión de semanas, y los artistas llevaron sus luchas a las redes sociales, dejádonos darnos cuenta de la precariedad de la música como un trabajo y lo mucho que dependen de las actuaciones en vivo para garantizar sus ingresos.

Detrás de cada uno de estos espectáculos hay un ejército de promotores de música en vivo que ahora se enfrentan a un escenario sombrío donde su sustento, que depende casi exclusivamente de las masas de personas que se congregan en un espacio confinado, se ha detenido en el futuro previsible. Esos conciertos afectados se traducen en importantes pérdidas financieras para los promotores, ya que tienen que cubrir gastos como anticipos no reembolsables para artistas o tarifas de avión y cancelaciones de alojamiento, al mismo tiempo que tienen que reembolsar boletos o ponerlos en espera mientras intentan reprogramar.

Desde la publicación Remezcla, nos ofrecen la visión de varios promotores pequeños y medianos de América Latina, EEUU y España, para conocer más sobre la nueva realidad que la industria de la música en vivo enfrenta a nivel regional y sus expectativas para el futuro.

En Colombia, la promotora Páramo Presenta sufrió uno de los mayores golpes tempranos en el circuito de eventos masivos de la región, ya que se vieron obligados a posponer su festival insignia Estéreo Picnic solo un mes antes de que se materializara. «Tenemos suerte de que la situación haya sido global y todos estén viviendo el momento de primera mano«, dijo Philippe Siegenthaler, booker en Páramo Presenta. «En ese sentido, ha habido una gran comprensión y compañerismo en la industria porque estamos todos en este lío juntos«. Tiene la esperanza de que el festival se celebre en su nueva fecha de diciembre, especialmente porque sus ingresos representan una parte importante de lo que la compañía necesita para operar durante todo el año.

La compañía Buena Vibra de Puerto Rico también tenía algo grande en el horizonte: dos conciertos de Bad Bunny en mayo en el estadio Hiram Bithorn en San Juan. Ambas fechas ahora están reprogramadas para fines de octubre y actualmente se detiene la programación de eventos adicionales. Pero el CEO de Buena Vibra, Emil Medina, destaca la magnitud real de la crisis al ir más allá de las raíces de la industria. Desde técnicos de sonido y luz hasta camareros, hay todo un ecosistema de trabajadores que simplemente no pueden hacer su trabajo en este momento. «Ellos son los que más nos preocupan«, explica. «Siempre habrá artistas, pero si lo piensas bien, los técnicos y todo el personal detrás de ellos duran muchos años, me atrevería a decir incluso más que el éxito de un artista«.

Iniciativas como el Far Away Together Festival, una serie de conciertos en línea organizada por promotores mexicanos como Nrmal, ECO y Distrito Global, junto con El Día Después y Grupo Modelo, tenían como objetivo ayudar a los artistas y a su personal a través de una campaña de crowdfunding que se desarrolló en paralelo a las transmisiones en vivo. También en México, se lanzó un nuevo proyecto llamado REMM para reactivar la economía de la música en vivo mediante la organización de livestreamings de conciertos realizados a puerta cerrada. Este concepto fue creado con éxito por Duars Entertainment, productores del reciente show de Rauw Alejandro en el icónico Coliseo de San Juan. Siguiendo rigurosas medidas de salud y seguridad, el concierto contó con una configuración completa, que incluyó iluminación, imágenes y pirotecnia, brindando a los trabajadores de la isla la oportunidad de trabajar durante la pandemia.

«Es una locura, porque en estos momentos te das cuenta de cuántas personas dependen de una sola cosa«, dice Daniel Zawadzki, jefe de gestión de artistas en M3 Music (Bomba Estéreo, Mitú.) «Espero que los gobiernos también ayuden a esos grupos, porque una banda pueden hacer lo suyo para ganar dinero, pero es inviable apoyar a un personal durante un año sin poder hacer una gira”.

Algunos gobiernos han podido ayudar a sus trabajadores con una serie de medidas económicas centradas principalmente en préstamos, moratoria de la deuda o beneficios fiscales. Los bancos comerciales también se han unido al aplazamiento de los pagos de crédito. Pero poco a nada de estas acciones están dirigidas específicamente a la industria de la música en vivo, sino a particulares o pequeñas y medianas empresas. Empresas como la compañía española de promoción y gestión Ground Control han podido acceder a estas ayudas públicas y privadas para seguir cubriendo su nómina, así como el conocido promotor chileno Fauna Producciones, que también están lidiando con las repercusiones de una explosión social nacional que estalló. en noviembre de 2019 y continúa hasta la fecha.

Aunque en muchos países hay gremios establecidos que reúnen compañías de música en vivo, como ARENA en Perú, AGEPEC en Chile, FMA en España y el recién nacido CAPEMA en Costa Rica, José Velázquez, CEO de Veltrac, piensa que la crisis de COVID-19 ha expuesto las debilidades de la industria como colectivo. “El sector de la cultura en Perú está muy desarticulado. No tenemos las organizaciones que necesitamos para ir al gobierno de manera ordenada con la información correcta para que se puedan emitir leyes específicas para protegernos«.

Esto también es cierto para Joan Vich Montaner, director gerente de Ground Control, quien cree que, en el caso de su país, el lado más pequeño y subterráneo de la industria de la música en vivo no está representado en esos gremios y organizaciones. «Todas esas personas tienen que ser consideradas por el gobierno para que puedan ser incluidas en las decisiones», explica. «A veces, el gobierno dice:» Hemos tenido reuniones con el sector «, y ellos solo han tenido reuniones con las principales discográficas, los principales festivales, los principales promotores, sin tener en cuenta a los más pequeños».

Los datos completos y confiables muestran su valor real durante estos tiempos, y los promotores sin duda prestarán más atención a sus números, particulares y colectivos, en el futuro. Páramo Presenta ha estado en comunicación constante con la presidencia y el Congreso de Colombia, así como con el gobierno local de Bogotá, compartiendo datos que muestran el impacto económico de la industria de la música en vivo a gran escala, con la esperanza de obtener la ayuda que necesitan para mantenerla viva.

En general, el mayor obstáculo que enfrenta la industria es la incertidumbre, ya que los promotores no pueden saber cómo será el futuro de la música en vivo para poder planificar sus próximos pasos en consecuencia. Pero está lejos de ser el único obstáculo que tendrán que saltar.

Vich Montaner señala que la falta de vacunación contra COVID-19 es un obstáculo importante. «Incluso si nos dicen que podemos hacer conciertos, si no hay una vacuna, lo que realmente nos dicen es: «Ahora puedes permitir que las personas se reúnan y se enfermen«, explica. «Por un lado, quiero hacer shows, pero por el otro, no quiero que la enfermedad tenga un nuevo pico». El nuevo brote de Corea del Sur, después de reabrir clubes y bares, es un ejemplo de un escenario que los promotores no quieren replicar.

La crisis económica provocada por la pandemia en los consumidores es otro desafío potencial. «No creo que haya nadie en este momento que pueda medir cómo van a salir económicamente de esta situación«, dice Siegenthaler. «No sabemos si las personas estarán dispuestas a pagar la misma cantidad que solían pagar para ir a un concierto». Parra está de acuerdo: “¿Qué tan endeudadas estarán las personas después de todo esto? ¿Cuánto desempleo habrá?. Considera, como parte de sus estrategias futuras, la posibilidad de organizar espectáculos que atiendan a una audiencia mayor y más estable financieramente que aún podrá gastar dinero en conciertos.

Otras cuestiones planteadas por los promotores están relacionadas con los movimientos migratorios y las aerolíneas en el futuro. Avianca de Colombia recientemente se declaró en bancarrota y después de 1.400 despidos, LATAM le siguió recientemente. Zawadzki también predice que las alianzas estratégicas sufrirán. “Creo que las marcas que patrocinan festivales o giras, o que pagan por licencias de sincronización, tendrán grandes recortes en sus presupuestos porque ahora todos están enfocados en vender y asegurar todo lo que pueden, porque nadie sabe cuánto tiempo durará esta situación«.

Por ahora, estos promotores están pensando en alternativas para mantener la industria en funcionamiento durante estos tiempos difíciles. René Contreras, de Viva! Presents y Goldenvoice, está utilizando este tiempo para investigar y llegar a proyectos musicales independientes de México, compartiendo sus hallazgos a través de su programa de Dublab Oh No, es Lunes. Ground Control y el promotor argentino Indie Folks también se han centrado en el lado de discográfica de su negocio, favoreciendo a los artistas locales no solo con su plataforma, sino también con su apoyo emocional y aliento.

Fauna Producciones está profundizando en la reestructuración financiera para mantener su maquinaria en funcionamiento durante los siguientes meses. Las transmisiones de radio de Onda Mundial todavía están activas, y también lo están sus esfuerzos editoriales. Buena Vibra, además de recurrir al merchandising y la promoción de las redes sociales, está explorando la posibilidad de trabajar aún más cerca con los artistas, uniéndose a ellos en su proceso de estudio para influir en el resultado.

La proliferación de conciertos en streaming a través de plataformas como YouTube o Instagram ha sido una respuesta de emergencia a la imposibilidad de realizar espectáculos en vivo, pero los promotores coinciden en que no serán viables a largo plazo hasta que se encuentre una forma efectiva de capitalizarlos. Ground Control defendió uno de los primeros festivales en línea realizados durante la cuarentena, acertadamente llamado Cuarentena Fest, y para Vich Montaner, fue un éxito en todos los aspectos, excepto en lo que respecta al dinero. «Agregamos un botón de PayPal y nos demostró que la gente no está realmente dispuesta a pagar por los livestreamings. Supongo que cambiará en el futuro«.

Ahora que algunos países comienzan a relajar algunas de las medidas, está comenzando a surgir la posibilidad de hacer shows en directo, pero no sin restricciones. Las noticias de alternativas, como los eventos socialmente distantes y los conciertos de autocine, son más frecuentes, así como las decisiones del gobierno de permitir que lugares seleccionados operen a una capacidad reducida. Para estos profesionales, la creatividad es clave en estos tiempos complicados. Al ser testigo del éxito de los eventos realizados a través de videojuegos como Minecraft y Fortnite, Lucía Anaya de Onda Mundial está particularmente entusiasmada con el potencial que la realidad virtual puede aportar a la industria de la música en vivo. Ella y Vich Montaner también predicen un énfasis en eventos o «experiencias» más pequeños y exclusivos, aunque este último teme que esto pueda resultar en un negocio más elitista.

Todos los promotores entrevistados sienten que la industria de la música en vivo ya no será la misma, y tratan de imaginar cómo será esa «nueva normalidad» que tenemos por delante. Parra cree que el poder de la comunidad hará que la industria avance. “Creo que se avecina un futuro más colaborativo. Antes, todos intentaban imponer lo que querían probar o reflejar”, comparte. «Más colaboración significará menores costos, menos competencia y probablemente mayores ingresos».

Nadie tiene las respuestas correctas, y ni siquiera los grandes monopolios están a salvo de la crisis. Para los promotores, este es un momento para observar pacientemente y recalibrar sus planes a medida que pasan los días y se desarrolla la situación.

The following two tabs change content below.
Julia Hernández Ruza
Colaborando con IndustriaMusical.es desde 2014. Project Manager y Content Creator con 10 años de experiencia en las industrias cultural, musical y de eventos internacionales.

Comentarios

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies