SUSCRIBETE
a nuestra newsletter
La importancia de la Metadata en la industria musical (Parte II) La importancia de la Metadata en la industria musical (Parte II)
En un mundo ideal, una vez que se completa una canción, la metadata sería elaborada por el artista o el productor del tema, y... La importancia de la Metadata en la industria musical (Parte II)

En un mundo ideal, una vez que se completa una canción, la metadata sería elaborada por el artista o el productor del tema, y ellos entregarían la data a la discográfica, agregador digital o editorial involucrados para su verificación y distribución. En la vida real, este proceso es bastante apresurado y tanto artistas como discográficas apuran este proceso con el objetivo de publicar las canciones lo antes posible, y con frecuencia la metadata es dejada para después, cuando se descubren errores. Muchas de las atribuciones de créditos de un solo tema ocurren en distintos escenarios (un mensaje de texto, un email), y también ocurren después de que lanza el tema.

Es posible corregir errores en la metadata luego de que hace pública una obra, pero esto depende fundamentalmente en que alguien se de cuenta del error y que alguien se encarge de corregirlo en todas las bases de datos en las que aparece. Y como dijimos en el artículo anterior, cada punto de la cadena tiene bases de datos diferentes.

Incluso si el error es corregido, esto no significa que un artista recibirá todos los pagos que le corresponden, pues cada compañía y cada sociedad de gestión tienen reglas diferentes en cuanto al tiempo que pueden «guardar» regalías no reclamadas. En un caso particular, un artista no pudo reclamar $40,000 en regalías porque debido a un error entre dos bases de datos le eliminó de los créditos, y para el momento en que alguien se dió cuenta del error, ya había pasado demasiado tiempo y las compañías involucradas se negaron a pagar.

«Damos por sentado que podemos buscar créditos de películas o televisión en IMDb y verlo todo, hasta los asistentes de producción”, dice Joshua Jackson, quien lidera el desarrollo comercial de Jaxsta, una compañía australiana que se encarga de autenticar información musical y quien recientemente organizó un panel sobre metadata en la conferencia Music Biz 2019 en Nashville. «Pero los cambios en la metadata de la música y los estándares son muy lentos«.

Tener una base de datos centralizada y establecer estándares para toda esta metadata, la idea de Jackson de un IMDb para la música, parece un objetivo bastante claro, pero llegar allí ha dejado perplejo a muchas de las entidades más grandes y poderosas de la música durante décadas. Hay muchas razones para esto, pero el cambio tectónico hacia el streaming es un contribuyente importante. «No solo hubo una explosión en el número de lanzamientos, sino también la desintegración del álbum«, dice Vickie Nauman, consultora de la firma de tecnología musical CrossBorderWorks. «Pasamos de 100,000 álbumes físicos lanzados en un año a 25,000 canciones digitales subidas por día a los servicios de streaming«.

Además, las canciones ahora se están consumiendo y monetizando de muchas maneras diferentes que no estaban disponibles hace solo unas décadas. «Si recordamos cuando la gente compraba principalmente discos compactos, la única versión de una canción importante que importaba era la canción principal en sí misma«, dice Simon Dennett, director de producto de Kobalt. Hoy, un gran éxito podría tener cientos de versiones diferentes, como remixes, portadas, paquetes de muestra, videos de letras de YouTube, grabaciones en otros idiomas y más, todo lo cual, en total, puede generar miles de millones de transacciones que pueden valer fracciones de un centavo cada una. «El volumen de datos que ahora tiene que gestionarse se ha convertido en un gran problema«, dice Dennett.

La creación de una base de datos global centralizada de metadata de canciones se ha intentado varias veces, pero siempre ha terminado en un fracaso. Entre las numerosas razones: enfrentamientos internos entre diferentes sectores de la industria de la música, desafíos de administración internacional, renuencia a compartir información y problemas de financiación. También hay otros obstáculos más prácticos, como diversidad de idiomas, diferentes leyes de derechos de autor, culturas y tradiciones de la industria musical en todo el mundo, que a menudo están en desacuerdo entre sí.

The following two tabs change content below.
Julia Hernández Ruza

Julia Hernández Ruza

Editora Senior de IndustriaMusical.es desde 2014. BA in Music Business de Middlesex University. Anteriormente Coordinadora del Programa de Music Business de SAE Institute Barcelona y Artistic Project Manager para el British Council. Actualmente involucrada en proyectos dentro del ámbito musical y digital.
Compartir este post
  •  
  •  
  •  
  •  

Comentarios

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies