SUSCRIBETE
a nuestra newsletter
Industria discográfica Británica argumenta a favor del actual modelo de streaming Industria discográfica Británica argumenta a favor del actual modelo de streaming
Compartir este post    La asociación comercial de sellos discográficos del Reino Unido, BPI dice que el floreciente mercado del streaming ha creado más oportunidades y... Industria discográfica Británica argumenta a favor del actual modelo de streaming
Compartir este post
  •  
  •  
  •  
  •  

La asociación comercial de sellos discográficos del Reino Unido, BPI dice que el floreciente mercado del streaming ha creado más oportunidades y una mezcla más diversa de artistas, tanto en ese país como a nivel internacional, según reporta CMU.

Esas afirmaciones se basan en nuevas estadísticas que se han publicado antes de la audiencia del comité selecto de hoy en el Parlamento del Reino Unido sobre la economía del streaming, en la que los principales jefes de las discográficas tendrán que defender el negocio del streaming y responder a las acusaciones de que el modelo actual no beneficia a los individuos que escriben y graban la música.

La BPI dice que 1800 artistas lograron más de diez millones de reproducciones solo en el Reino Unido el año pasado. El equivalente a eso en términos de ventas de álbumes antiguos sería 10,000 unidades, argumenta BPI, y en 2007 eso fue logrado por 1048 artistas. Por otro lado, mientras que los diez mejores artistas del momento representaron el 13% de las ventas de álbumes en 2005, el año pasado solo representaron el 5% de las reproducciones, lo que significa que el mercado de la música ahora está menos dominado por las superestrellas.

En términos de alcance global, la BPI dice que “mientras que el consumo de rap y hip hop británicos, junto con algo de rock, se centra principalmente en el Reino Unido, muchos artistas británicos están logrando un éxito internacional excepcional, en particular en géneros como el pop, dance y la electrónica, con 300 artistas británicos que ahora logran 100 millones de reproducciones globales o más anualmente«.

Las nuevas estadísticas están claramente diseñadas para contrarrestar la narrativa de que el modelo del streaming ha hecho imposible que los artistas se ganen la vida con su música. Por supuesto, muchos más artistas pueden publicar su música actualmente, porque hacerlo es mucho más fácil en la era del streaming. Eso significa que, en términos porcentuales, la cantidad de artistas que se ganan la vida con sus lanzamientos ha disminuido. Sin embargo, la BPI quiere que sepa que la cantidad total de artistas que logran el éxito en realidad está aumentando.

Dicho esto, si alcanzar o no millones de reproducciones en el país o en el extranjero constituye una forma de ganarse la vida para el artista, depende de dónde se produzcan esas reproducciones y de cuánto dinero llegue al artista. Un millón de reproducciones en un servicio de suscripción premium en un mercado maduro probablemente genere unas pocas miles de libras. Aunque cuánto de eso llegue al artista dependerá del acuerdo que tengan con su sello o distribuidor.

Ese es realmente el debate clave en términos de esta investigación. Sigue habiendo muchas conversaciones en línea que critican las tarifas que pagan los servicios de streaming, y especialmente Spotify, a la industria de la música en general. Sin embargo, el debate principal como parte de la investigación parlamentaria ha sido cómo se reparte ese dinero entre artistas, sellos discográficos, compositores y editoriales.

La BPI reconoce ese hecho junto con las nuevas estadísticas e insiste en que, si bien los sellos pueden recibir la mayor parte del pastel digital, los artistas obtienen más de lo que obtenían antes con el formato físico. Y también que la participación que reciben las discográficas se justifica dada la inversión que hacen en nuevos artistas, económica, creativa y comercialmente.

Según la BPI: “Los artistas están recibiendo una mayor proporción de ingresos hoy en día que en la era del CD. Como reconocen los testigos que ya han comparecido ante el comité selecto, las tasas de regalías de los artistas suelen ser más altas en el modelo de streaming, por lo general oscilan entre el 20% y el 30%, en comparación con las tasas de la era del CD, más típicamente cerca del 15% al 20% del precio mayorista, y sujeto a deducciones.

Desglosando el pastel digital con más detalle, continúa: “En promedio, basado en una suscripción típica de £9,99, los sellos reciben ingresos brutos de alrededor de £4,33, de los cuales los artistas reciben £1,33. De la participación que corresponde al sello, £3,00, los costos representan £2,49 (incluida la inversión en artistas, como A&R y marketing global); esto deja un margen a las discográficas de 0,51. Las £5,67 restantes las recibe: el fisco, el servicio de streaming, las editoriales y compositores”.

Por supuesto, muchos artistas y compositores, y sus managers, argumentan que, si bien las discográficas pueden ver una participación menor en los ingresos por streaming en comparación con los ingresos físicos, la participación del artista y el compositor en cada reproducción debería ser aún mayor. Después de todo, agregarían, se eliminaron muchos costos y riesgos al pasar de productos físicos a un negocio de música grabada principalmente digital.

En las audiencias previas del comité selecto, se propuso que una porción más grande del pastel debería asignarse a la composición. Y, por el lado del artista, se podría pagar una remuneración equitativa para las reproducciones, al igual que en la radio y las actuaciones públicas, lo que significaría que a todos los artistas se les garantizaría una regalía mínima sin tener en cuenta sus acuerdos discográficos.

Habiendo presentado sus estadísticas y cálculos, la BPI se opone a la revisión del modelo de esa manera. Sus miembros “creen firmemente que en lugar de cambiar un modelo que está funcionando bien para tantos, el enfoque debería estar en continuar aumentando los ingresos del streaming y el consumo de música en general para el beneficio de la comunidad musical en general, incluidos los artistas y compositores”.

Con eso en mente, la BPI insiste en que los parlamentarios deben priorizar cosas como la reforma del safe harbor, fortalecer la mano negociadora de los propietarios de derechos de autor cuando e trata de nuevas plataformas digitales, y garantizar que los servicios en los que los usuarios suben su propio contenido (YouTube, Twitch) y redes sociales, no se salgan con la suya pagando regalías mucho más bajas a la comunidad musical.

Ninguno de los argumentos presentados hoy por BPI son una sorpresa, y cuando los jefes británicos de Universal Music, Sony Music y Warner Music sean interrogados por los parlamentarios esta mañana, se espera que digan cosas muy similares.

Los activistas en las comunidades de artistas y compositores que piden una revisión del modelo de streaming conocen bien todos estos argumentos y tienen muchos contraargumentos para devolver. Pero queda por ver cómo responden los parlamentarios a la posición de las discográficas cuando se presenten en la investigación.

The following two tabs change content below.
Julia Hernández Ruza
Colaborando con IndustriaMusical.es desde 2014. Project Manager y Content Creator con 10 años de experiencia en las industrias cultural, musical y de eventos internacionales.

Comentarios

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies