SUSCRIBETE
a nuestra newsletter
Artistas británicos exigen pagos más altos en streaming e investigar a las majors Artistas británicos exigen pagos más altos en streaming e investigar a las majors
Compartir este post    Ciento cincuenta y seis artistas británicos de alto perfil como Paul McCartney, Led Zeppelin, Roger Daltrey de The Who y Chris Martin... Artistas británicos exigen pagos más altos en streaming e investigar a las majors
Compartir este post
  •  
  •  
  •  
  •  

Ciento cincuenta y seis artistas británicos de alto perfil como Paul McCartney, Led Zeppelin, Roger Daltrey de The Who y Chris Martin de Coldplay han pedido al gobierno del Reino Unido que implemente reformas de gran alcance en el espacio del streaming.

La demanda formal de reforma del streaming llegó en forma de una carta abierta (encabezada por el Sindicato de Músicos y la campaña Broken Record), así como una petición, ambas dirigidas al primer ministro Boris Johnson.

Mientras el comité de selección de cultura del Parlamento del Reino Unido finaliza su informe tras esa gran investigación sobre la economía del streaming, estos artistas han redactado esta carta que contiene tres demandas clave: la extensión de la remuneración equitativa, una investigación sobre el dominio de las principales compañías musicales y un nuevo regulador “para garantizar el trato legal y justo de los creadores de música”.

Actualmente, la parte que recibe un artista de los ingresos por streaming depende completamente de los acuerdos que tenga con su sello discográfico o distribuidor de música. Del dinero pagado por los servicios a la industria discográfica, un artista podría obtener el 100% si está trabajando con un distribuidor DIY, el 50-80% si está trabajando con un distribuidor que brinda más servicios, el 20-50% si está trabajando con un sello en un acuerdo relativamente moderno, o menos del 20% si están todavía atados a un contrato de grabación firmado antes de la era digital.

Una propuesta muy discutida durante la investigación parlamentaria fue la extensión del esquema de remuneración equitativa de los artistas intérpretes o ejecutantes, al streaming. Según la actual ley de derechos de autor del Reino Unido, cuando se explotan los elementos de interpretación y comunicación de los derechos de autor de una grabación, que incluirían la radio, la televisión y cuando las grabaciones se reproducen en un espacio público, todos los artistas, incluidos los músicos de sesión, tienen derecho a recibir pagos. Eso significa que los acuerdos discográficos y distribución se vuelven irrelevantes, todos los artistas reciben regalías a las tarifas estándar de la industria directamente a través del sistema de licencias colectivas.

La remuneración equitativa no se aplica a las reproducciones en streaming porque se ha decidido que el streaming en realidad explota los elementos de reproducción y de accesibilidad de las obras. Y mientras que el elemento de accesibilidad se ve a menudo como un subconjunto del elemento de comunicación pública, la ley de derechos de autor del Reino Unido dice explícitamente que el esquema no se aplica al elemento de reproducción. Pero la nueva carta a Johnson insta al gobierno a cambiar la ley para que esquema si se aplique al elemento de accesibilidad.

«Los músicos de hoy reciben muy pocos ingresos de sus actuaciones; la mayoría de los artistas más grandes reciben pequeñas fracciones de centavo en EEUU por reproducción y los músicos de sesión no reciben nada en absoluto», indica la carta. “Para remediar esto, solo es necesario cambiar dos palabras en la Ley de Derechos de Autor, Diseños y Patentes de 1988. Esto modernizará la ley para que los artistas intérpretes o ejecutantes de hoy reciban una parte de los ingresos, tal como disfrutan en la radio. No le costará ni un centavo al contribuyente, pero pondrá más dinero en los bolsillos de los contribuyentes del Reino Unido y aumentará los ingresos para servicios públicos como el NHS”.

«Debemos devolver el valor de la música a donde pertenece, en manos de sus creadores», prosigue el texto. “El streaming está reemplazando rápidamente a la radio como nuestro principal medio de comunicación musical. Sin embargo, la ley no ha seguido el ritmo del cambio tecnológico y, como resultado, los artistas intérpretes o ejecutantes no gozan de las mismas protecciones que tienen en la radio».

La carta también hace referencia a que las grandes compañías de música han explotado su dominio del mercado para asegurarse de que las grabaciones, de las cuales son dueñas, obtengan una porción mucho mayor del pastel digital.

Hay evidencia de corporaciones multinacionales que ejercen un poder extraordinario, perjudicando a los compositores ”, dice la carta. Señala cómo en los ingresos de la radio, las composiciones y las grabaciones ganan más o menos lo mismo, en comparación con la división en streaming, en donde el 80% se lo queda la discográfica y el 20% corresponde al compositor. “Una remisión inmediata del gobierno a la Autoridad de Competencia y Mercados es el primer paso para abordar esto”, continúan. “Creemos que en un mercado verdaderamente libre las composiciones lograrán un mayor valor”.

The following two tabs change content below.
Julia Hernández Ruza
Colaborando con IndustriaMusical.es desde 2014. Project Manager y Content Creator con 10 años de experiencia en las industrias cultural, musical y de eventos internacionales.

Comentarios

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies