Resultados de la campaña del sello Bcore #pagaloquequieras

BCorediscEl siguiente es un texto de Òscar Villalibre alojado en la web de la discográfica española Bcore, en donde nos narra la experiencia o radiografía como lo llaman ellos, del experimento realizado en Bandcamp por el sello. A través de una camapaña realmente interesante que nos ilustra en cierta forma el panorama de algunos sellos independientes y que quizás haga replantear algunas estrategias a más de uno.

“Este verano decidimos lanzar desde BCore una propuesta un tanto inusual y diferente. Resolvimos abrir todo el catálogo del sello a través de la plataforma online BandcampGran parte de los discos publicados por BCore estaban disponibles para quien los quisieran. Por cada descarga, el usuario proponía un precio. Podía no dar nada, o cuanto quisiera. Con total libertad. Lo hicimos como celebración de la llegada del verano; un acto más para demostrar nuestro entusiasmo para con la música, y nuestras ganas de hacernos escuchar. También era una buena manera de conocer el interés real de la gente en la música, las bandas y, en definitiva, en todo lo que defendemos desde nuestro sello.

Pasado el verano y acabada nuestra campaña toca hacer balance. Poner los números encima de la mesa, tan fríos como el acero, pero tan parlantes como un estado etílico. La campaña estuvo activa desde el 26 de julio hasta el 30 de agosto. Se han descargado 11.796 discos. Ha habido un total de 315 aportaciones. O lo que es lo mismo, un 2,6% hicieron algún tipo de aportación que suma un total de 577,48 euros. Cabe destacar que, entre los que decidieron rascarse el bolsillo, abundan los que hicieron aportaciones reseñables. Incluso gente que se descargaba 4 o 5 discos y que daba algo de dinero por cada uno de ellos. Asimismo la cantidad más común entre las aportaciones era la de 1€. Con todo, nos encontramos con dos grandes perfiles opuestos: por una parte, el que decide descargar en abundancia y no da dinero; y por otra el que sí decide hacer una aportación económica, descargándose varias referencias, pero donando X por cada una de ellas. Esto nos dibuja un perfil bastante atomizado, pero las cifras, al fin y al cabo, no suelen mentir demasiado.

Por otra parte, cabe explicar que Bandcamp cobra por cada descarga por la que no se hace aportación. Así que para afrontar la campaña compramos 10.000 códigos de Bandcamp que costaron 150 dólares. Haciendo el cuento de la lechera, rápidamente podemos ver que la campaña no ha repercutido en beneficios económicos para BCore ni para las bandas (no olvidemos que las bandas tienen sus royalties por cada venta digital). Aún así podemos decir que la campaña ha sido un éxito, pues casi 12.000 descargas para un sello manufacturero como el nuestro es una cifra espléndida. Además nuestra insólita iniciativa ha despertado interés entre la gente, y hemos estado presentes en alguna conversación entre cafés mañaneros y en un buen puñado de tweets. Pero, sobretodo, lo que nos ha dejado esta campaña ha sido una sensación de duda en nuestro haber. ¿Qué podemos hacer para qué la música independiente salga hacia adelante? ¿Cómo podemos fomentar la música que nos gusta sin morir en el intento? Son preguntas que lanzamos al aire y que nos gustaría poder compartir y responder entre todos. En BCore siempre hemos querido generar debate y hablar sobre las filias y las fobias del mercado musical . Es por eso que hemos querido compartir estos datos con vosotros.

Texto: Òscar Villalibre

Fuente: Bcore

The following two tabs change content below.

IndustriaMusical

Lo mejor del music business en español. Hablamos de ventas discográficas, descargas, streaming, conciertos, tecnología, aplicaciones, social media, marketing, music branding, empresas de la música, startups, informes, reportes, eventos, propiedad intelectual, derechos de autor, conferencias y más.

Comentarios

Comentarios

8 Comments

  1. Cande Sánchez Olmos

    24 Septiembre, 2013 at 13:25

    Siempre pensé que el éxito de Radiohead, al pedir a sus fans que pagaran por el disco lo que que quisieran. hubiera sido menor si la banda hubiera sido desconocida. Así que me parece muy interesante el experimento que habéis puesto en marcha. Habéis sido muy valientes y creo que algo hay que hacer.

    En 2007 Radiohead, una de las bandas más importantes, colgó en su web su nuevo disco y le pedía a sus fans que pagaran por él lo que ellos pensaban que costaba: Pay what you want. Su acción desafió y cuestionó el modelo de negocio de la industria discográfica tradicional. Brian Message, uno de los managers de Radiohead, indicó que la banda obtuvo datos y contactos de más de tres millones de fans a través de la campaña Pay what you want . El manager informó de que estos datos ayudaron a incrementar los ingresos en vivo de la banda significativamente. Por ejemplo, tocaron para 60.000 personas en San Francisco en la gira de In Rainbows, mientras que al concierto de la gira anterior asistieron 25.000 personas en la misma ciudad. Además consiguieron que todos los medios de comunicación hablaran sobre Radiohead (fue muy sonado). Sin embargo, la estrategia de Radiohead dejaba algún cabo suelto. Al menos 2,3 millones de personas descargaron In Rainbows a través de P2P, según un estudio de MCPS-PRS Alliance. De estas descargas Radiohead no consiguió información que pudiera ser utilizable para congregar a los fans a actividades que sí generan ingresos según explicó Yúdice (2007).

    En aquellos momentos Radiohead había roto con EMI, y no tenía discográfica. Por su parte la discográfica aprovechó el tirón de Radiohead para lanzar un grandes éxitos en las tiendas de discos.

    En resumen, a Radiohead le funcionó el experimento porque sus ingresos no le llega por la venta de soportes, sino por las actuaciones en directo. De modo, que esta estrategia es lo que en publicidad se conoce como sampling, es decir, la prueba del producto. Si te gusta puedes consumirlo, en este caso asistiendo a un concierto en vivo. Lo que Radiohead obtuvo fue datos, información, para luego monetarizar a través de conciertos.

    En el caso de los sellos independientes, esto es más complicado, porque, por desgracia, existen pocas herramientas para que los músicos independientes se abran paso en el magma de bandas existentes, y si no eres conocido parece que nadie te quiere (por desgracia). No sé si los datos os pueden servir para algo. Es más, las independientes siempre han sido los sellos que han apostado por nuevos estilos, ofreciendo un aire fresco al conservadurismo de las majors que solo van al éxito seguro y rentable. En mi opinión, una solución podrían ser las políticas culturales, que regulen y apoyen la producción independiente. Hay cosas pero no son insuficientes, pero las independientes son vitales para que el negocio funcione, es decir, el de descubrir nuevos talentos.

    Yo estoy investigando en mi tesis sobre marcas y músicos, y estoy observando que las marcas eligen músicos famosos en la mayoría de los casos, músicos que puedan trasvasar su simbología a la marca. Así que son minoría las que apuestan por una banda independiente y desconocida. Así que la publicidad tampoco es la panacea de las independientes.

    Espero os haya servido la explicación para poder seguir el debate. Un placer leeros 🙂

  2. Pingback: El Estado del Marketing de Contenidos en la Industria Musical | Industria Musical

  3. Ángel Navas

    24 Septiembre, 2013 at 18:12

    Cande muchísimas gracias por compartir con nosotros tu análisis. Estoy de acuerdo con el éxito de Radiohead que en ese caso se tradujo en una gran cobertura de medios y en la recolección de datos. Sin embargo, hasta el mismo Radiohead tampoco tuvo los resultados esperados en cuanto al “valor” aportado por los fans. Más allá de eso creo que hay una manera muy sencilla de entenderlo:

    Si vas caminando por el metro y hay un tío con un sombrero peculiar, un afro y una Les Paul tocando un riff espectacular quizás te detengas a escuchar un rato y le des un par de monedas. Ya que en cierta forma estas dando más que muchos, por lo que desde tu punto de vista estas realmente “valorando” su obra. En cambio si ese mismo guitarrista decidiese valorar su arte, y no regalarlo, sino realizar presentaciones y cobrar 20€ por show entonces es posible que estemos dispuestos a pagar los 20€ por el mismo arte. (Con esto no quiero decir que soy ingenuo y que todos tienen la oportunidad de poder hacerlo)

    Desde mi punto de vista, con esto lo que quiero decir es que al regalar tu música el mensaje que estas dando es que no vale mucho, o por lo menos su valor no es intrínseco, sino que es un medio para logar otra cosa, en este caso notoriedad, prensa, datos, audiencia etc. Entonces tampoco podemos esperar grandes repercusiones económicas a cambio.

    Saludos

  4. Cande Sánchez Olmos

    24 Septiembre, 2013 at 21:04

    Interesante lo que planteas, pero tanto en el caso de Radiohead como en el BCore no optaron por “regalar” la música en sentido estricto, sino que era el usuario el que ponía el precio de la música, cosa que enlaza con el valor que actualmente tiene la música grabada, y que creo que es lo que a BCore le preocupa. Es decir, mientras que está asumido que hay que pagar por la música en directo, no pasa lo mismo con la música grabada, y aquí creo que es donde el usuario encuentra la diferencia del valor de la música.

    Sin saber los objetivos iniciales de Radiohead y considerando todo el contexto, estoy de acuerdo contigo en que la banda usó la música como medio para otra cosa, firmó una de las mejores campañas de marketing según HunSpot. Yo le denomino musicidad, porque ese disco funcionó a la vez como música y publicidad, y, por lo tanto, su “valor” no fue puramente estético sino, además, comercial. Sin embargo, Radiohead tampoco obtuvo el valor esperado. Mi pregunta es: ¿Sabemos cuáles fueron las expectativas de Radiohead? Si tenéis este dato estaría encantada en conocerlo.

    Saludos

  5. Ángel Navas

    30 Septiembre, 2013 at 19:54

    Disculpa el retraso y gracias por tu análisis. Te digo actualmente no lo tengo a la mano, pero recuerdo que durante la campaña estuve en contacto con Will Page y me presentó algunos datos interesantes, seguramente están online.

    Saludos

  6. daniel poveda

    1 Octubre, 2013 at 16:23

    El resultado de este experimento me parece sencillamente estremecedor.
    En mi opinión hay dos factores determinantes. Lo primero, creo que es un error contar cada descarga como una venta perdida. Si hubiera que pagar 21 euros por CD como antaño, estoy seguro de que algunos discos no podrían vender lo mismo que se ha descargado el público para poder conocerlos. Partir de esa base me parece partir de un dato que no es cierto.
    Por otro lado creo que hay algo que es bastante obvio. Por mucho que se pretenda ofrecer el contenido a precios asequibles o incluso a elegir por el propio usuario, luchar contra algo que se puede adquirir de manera gratuita por otros canales es casi una quimera. No creo que se pueda sujetar el tema de las descargas o los intercambios, puesto que sería intentar poner puertas al campo, pero creo que ha pasado suficiente tiempo desde Napster para que se haya pensado en más cosas. Es como si se estuviera dejando morir el tema y con él la música. Podría hablarse con los operadores de Internet (Ono, Jazztel etc…) para que una parte de la cuota, que por cierto es de las más caras de Europa, fuera destinado a los artistas, o bien generar paquetes de descargas. Por ejemplo, 1GB de música al mes, 5 euros, diferenciando entre series, películas etc.. No sé, si a un ciudadano de a pie como yo se le ocurren cosas, debería haber expertos buscando alternativas desde hace años no?
    Y por cierto, me da la sensación que la industria del libro (que ha conseguido sujetar la irrupción del Ebook algo más) no se ha preparado ni ha aprendido nada de la debacle de la música y sigue sus pasos con el agravante de que los escritores no pueden salir de gira a cantarnos su libro…
    Perdón por la chapa y un saludo!!!!

  7. Pingback: Thom Yorke de Radiohead no es un ejemplo a seguir | Tutupash

  8. Pingback: Thom Yorke no es un ejemplo a seguir | Industria Musical

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Recibe nuestra Newsletter!
Subscríbete!