Las dos caras de la escena y los festivales en España

Ya es sabido, pero, por si acaso, vivimos la economía de la relevancia, donde hay que diferenciarse mucho para destacar entre un mercado inundado de propuestas. Y así pasa con los festivales, que parece que no eres nadie si no tienes uno.

Cara A

Es cierto, que, a poco que hayas ido a uno, los festivales son la bomba. Te puedes ver seis propuestas interesantes en una tarde, mientras te encuentras con más amigos que en el Facebook, y todo con la sensación de estar en una pequeña ciudad hecha para ti y los tuyos.

Nos quejamos de que los precios son caros, pero hecha cuentas de grupos que quieres ver, otros que vas a descubrir y divide; verás que la cosa no es para tanto – salvo que te pongas a pedir cervezas para ti y para “tus amigos del alma”-.

En cuanto a negocio y aportación al sector, son los festis los que están tirando del carro, ya que mueven y reparten cantidades ingentes de dinero, atrayendo además grandes marcas al sector, y haciendo que estas se queden y paguen. Dinero que luego usan para competir con el cartel entre ellos, qué podemos decir: de pié y aplaudiendo.

Cara B

Pero no todo son “días de vino y rosas”. ¿Cuál es la contrapartida de este boom? Pues que el circuito anual y las salas pequeñas y medianas cada vez lo tienen más difícil.

Y no nos equivoquemos, es en el circuito donde se lanzan nuevas propuestas, donde se genera cantera, y donde se afianzan ingresos mensuales que permiten vivir a todo un sector de forma más estable.

Es algo así como las superproducciones de Hollywood: cada vez son más desproporcionadas y caras, lo que acaba yendo en su propia contra, porque las hace menos rentables y con mayores necesidades de capital. Además, esto impide que propuestas más pequeñas, y proporcionalmente menos espectaculares, salgan a la luz.

Lo mismo ocurre con el circuito musical, y repercute de igual manera en los cimientos de esta industria: que deberían estar llenos de bandas, instrumentos, conciertos, locuras , riesgos y, sobre todo, algo de dinero a fin de mes.

escena vs festival

Escena vs Festival

Bonus track

Esta cara B tiene un enmienda clara, y es que las personas no somos marionetas, y decidimos y hacemos, por mucho que – también- nos condicione el entorno.

Ha habido festivales, uno en concreto, que, viendo esto, ha creado un sello, y se esfuerza cada año, para mantener propuestas interesantes en salas pequeñas y medianas, más allá de los tres días de su festival. Parece ser que, a pesar de que lo haga alguien con tanto renombre, la cosa no acaba de cuajar, pero valga y quede clara la intención, de las que muchos podrían tomar nota y aprender para que, algún día, podamos tener un tejido musical y -oh Dios mío- cultural vivo, viable, atrevido y con todos los tiempos verbales.

Conclusion

Al “mater España” le caben muchas críticas, y el “si no montas un festi no eres nadie” está generando mucha distorsión, o mucho ruido y pocas nueces. Pero hay una parte que tiene que ver con nosotros, el público, y con nosotros también, la industria, pues si queremos dejar de correr riesgos, y queremos tirarnos de cabeza a las tendencias, iremos siempre a la caza y espera de Mr.Marshall, y es una pena, porque, sinceramente, todos estamos para más.

The following two tabs change content below.

Quique Molares

Nacido en Alicante en 1985 y criado en la creencia de que el mundo es una mezcla de sueño y lucha. Daños colaterales por estudiar administración y dirección de empresas en universidad provincial; postgrado en industria musical en Barcelona, donde resido y cultivo la idea de que la vida es un acumulado de experiencias

Latest posts by Quique Molares (see all)

Comentarios

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Recibe nuestra Newsletter!
Subscríbete!