¿Es rentable el streaming para músicos independientes?

En los últimos años, el streaming se ha consolidado como uno de los medios más populares para escuchar música. Servicios como Pandora, Spotify o Deezer ofrecen muchas maneras de disfrutar de esta experiencia, que van desde lo gratuito hasta planes premium. Según el último informe de la IFPI (International Federation of the Phonographic Industry) para 2014, hay 41 millones de usuarios pagando suscripciones en los servicios más grandes (Rdio, Deezer, Beats, Spotify, KKBOX y Tidal), generando alrededor de US$1.6 billones (un incremento de 39% en comparación a 2013).

¿Cómo se distribuye toda ese dinero?

Tomemos a Spotify como ejempo. Spotify, en su página web, explica que ellos se quedan con 30% del ingreso (generado por anuncios y membresías). El 70% restante es para quien tiene los derechos de la música, de acuerdo a su popularidad en dicha plataforma (esta es la versión corta, la versión larga es mucho más complicada). Con un promedio de US$0.007 por stream, explica que sólo en 2013 pagó US$500 millones en regalías.

Eso suena muy bien. Si eres Ed Sheeran, claro. Ed tuvo 2 billones de streamings en 2014, convirtiéndose así en el segundo artista en lograrlo (el otro es Eminem). Esto le hizo ganar la friolera de US$14 millones. Pero para la mayoría de artistas independientes que no están firmados por casas discográdicas, generar un monto sustancial no es tan fácil. He aquí el por qué:

Según el sitio Information Is Beatufil, para poder ganar US$1,260.00 (el sueldo mínimo mensual en EEUU), un artista debe generar la siguiente cantidad de streams:pago spotify royaltie infografía

Beats Music: 70,000
Google Play: 70,391
Deezer: 96,923
Rhapsody: 104,132
Spotify: 180,000
Tidal: 180,000
YouTube: 700,000

¿Quieres un consuelo? Los artistas que están firmados por casas disqueras están MUCHO peor. Para muestra, un botón: en Spotify necesitan 1,117,021 streams para alcanzar esos US$1,260.00.

Entones, ¿es rentable el streaming para músicos independientes?

Sí y no. Si utilizas el streaming como una herramienta más de promoción, aprovechando su popularidad, su alcance y los enlaces en sus páginas para enviar los escuchas a tu propias redes y ahí venderles tu música, merchansiding y experiencias únicas, sí es rentable. Si quieres confiar solamente en el streaming para mantener tu carrera y tus gastos personales, éste no será rentable.

Para sacarle el mayor provecho, intenta utilizar una plataforma como Bandpage para enlazarlo con servicios de streaming y redes sociales, así podrás estar en muchos lugares a la vez. También puedes invertir en servicios como AdWords de Google para poner anuncios a tu página web en YouTube sobre tus vídeos y/u otros del mismo género. Otra gran herramienta es AdSense (también de Google) o através de YouTube Partner, con la que puedes permitir anuncios sobre tus vídeos en la plataforma y así también generar ingresos.

Debes aceptar el streaming como lo que es: una manera más de promociar música y tu marca. Una vez entiendas todos los beneficios que tiene, podrás sacarle el mayor provecho posible. Intenta siempre ver oportunidades donde otros ven obstáculos.

The following two tabs change content below.
Bajista y cantante autodidacta, Aaron Sztarkman tiene ya más de 20 años de tocando (además de manejar) de manera profesional y semi-profesional bandas de todo tipo. Es el fundador de "Este Negocio de la Música", una página web especializada en brindar consejos y herramientas a músicos para volverse más profesionales. Consciente que la educación es una de las bases del éxito, Aaron se encuentra en este momento estudiando el certificado en línea de Bajista Profesional de Berklee College of Music.

Comentarios

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Recibe nuestra Newsletter!
Subscríbete!