El valor de las industrias culturales y creativas en la macroeconomía

El mes pasado reseñábamos el hecho de que en Francia las industrias culturales genera más dinero que la industria del automóvil o la del lujo,  dicho artículo fue compartido más de 6500 veces en la red y obtuvo más de 21 mil me gustas en Facebook ¿Porqué? Pues por que la idea generó una gran sorpresa en el público, ya que en muchas ocasiones la ciudadanía, y lamentablemente algunos políticos tampoco son conscientes del enorme impacto que puede generar la cultura sobre la economía global de un país, por no hablar del legado y su importancia a nivel social. Lo que generó interés fue el ver cómo en contraste con otras industrias, las industrias culturales representan un valor más importante que otras industrias que muchos pensaríamos eran más potentes.  Cuando en un país como Francia la cultura representa el 4% del productor interno bruto.

Con esta idea en mente estuve conversando en BIME con Fer Isella quien fue productor de Sony Music Argentina y es actualmente el coordinador del Sector Música de MICA y de MICSUR (Mercado de las Industrias Culturales del Sur) y para mi sorpresa resultó ser que el caso de Francia, no es un caso aislado en el que la cultura genera más dinero que otras industrias de poder. Fer me comentaba datos, que luego lo pude corroborar a través de las declaraciones de Rodolfo Hamawi, director nacional de Industrias Culturales de la Secretaría de Cultura de Argentina que durante el evento MICA Atlántica en Galacia, aseguraba que “Hoy en la  Argentina las industrias culturales representan el 3,8% del PIB, en perspectiva es tres veces más de lo que aporta la industria de la minería, y 30 veces más de lo que aporta la pesca. Trabajan más de 300 mil personas de forma directa, con lo cual hablamos de un sector estratégico para el desarrollo de la identidad de un país y también para su desarrollo económico.”

Por otra parte, los últimos datos recogidos en España indican que las industrias culturales constituyen el 3,6% del PIB, un porcentaje similar al de Argentina y Francia y se equipara al porcentaje del área de energía y es superior al del área de agricultura. Un tercio de ese porcentaje corresponde a la industria del libro y el sector de la música aporta casi un 0.5% al PIB según los últimos datos del Libro Blanco de la Música.

Con esto quiero potenciar el conocimiento de la importancia del papel que juegan las industrias culturales dentro de la macroeconomía de un país, por no hablar de su importancia global. De igual forma, creo que es una evidencia clara del porqué las políticas de Estado deben, cuidarlas, preservarlas e impulsarlas. Y por último, hacer una invitación la profesionalización especializada de los agentes claves del sector, que en muchas ocasiones han aprendido a base del ensayo y el error, algo que en un pasado era algo común, pero no creo deba ser una práctica a futuro, ya que dudo mucho que podamos conseguir grandes ejecutivos en empresas automovilísticas o de energía sin formación al respecto. Espero no se sientan aludidos aquellos que han llegado hasta grandes cargos sin formación,felicidades por ello, pero repito, creo que en un futuro una industria más preparada y profesionalizada irá en beneficio de todos.

The following two tabs change content below.

Ángel Navas Rosal

Ángel Navas magister en music business y consultor estratégico especializado en el entorno digital, el marketing y la adopción de nuevas tecnologías.

Comentarios

Comentarios

1 Comment

  1. Pingback: La Economia Naranja: una oportunidad infinita | Industria Musical

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Recibe nuestra Newsletter!
Subscríbete!