Conversamos con Virginie Berger sobre el papel de la mujer en la industria musical

Virginie-BergerA falta de escasos días para la celebración del Future Music Forum Barcelona, hemos entrevistado a Virginie Berger, fundadora de la agencia de music marketing Don’t Believe The Hype, con más de 15 años de experiencia como consultora de marketing para artistas y start-ups, conectando nuevas tecnologías con marcas, aliados y nuevas audiencias.

Virginie estará moderando un workshop titulado “Women in Music” dentro del FMF el Jueves 17 de Septiembre, por lo que aprovechamos para conversar con ella sobre el rol de la mujer en la industria musical.

IM: Recientemente, Iggy Azalea declaró en una entrevista que ha tenido que dejar de hacer “crowdsurfing” en sus shows por temor a que su público intentara abusar de ella sexualmente. Para nadie es un secreto que muchas artistas femeninas, en especial las más exitosas, por ejemplo Katy Perry, Beyoncé o Miley Cyrus, proyectan una imagen altamente sexual, lo cual repercute favorablemente en las ventas de discos y de giras a nivel mundial. ¿Crees tu que esta tendencia a mostrar a las mujeres como un objeto es una consecuencia de una industria dominada por ejecutivos masculinos y que ésta es una de las razones por las cuales no hay ejecutivas mujeres? Si este tipo de “paquete” es el que vende, quizás mujeres en posición de poder en la industria no estarían de acuerdo y la industria en general sufriría financieramente.

VB: En primer lugar, permíteme responder a esa declaración inicial: Beyoncé, Katy Perry o Miley Cyrus no venden más álbumes porque estén “hiper-sexualizadas”. En principio, venden entradas a conciertos y álbumes porque su música es buena, son excelentes artistas, permanecen cercanas a sus fans y trabajan constantemente. Es importante recalcar que, por ejemplo, Beyoncé fue nombrada la celebridad más influyente por la revista Forbes, por encima de muchos hombres, incluido su esposo (Jay-Z). Atribuir su éxito a únicamente una imagen “hiper-sexualizada” sería una franca falta de reconocimiento a la calidad de su trabajo. Ahora, debemos también cuestionar si realmente la imagen de estas artistas está “hiper-sexualizada”. En realidad no lo están. Puede que vistan con poca ropa en el escenario, pero sus letras hablan sobre independencia, no sobre sexo. Se enorgullecen en ser mujeres fuertes. En el caso de Miley Cyrus, ella parece atribuirse sus propias provocaciones, aún cuando es probable que sean lo que la defina en el largo plazo, pero no creo que ningún equipo de marketing la esté obligando a comportarse como lo hace.

Estas mujeres no hacen nada distinto a lo que algunos artistas masculinos han estado haciendo a lo largo de la historia. “Boy bands” sin camisa, estrellas de rock coleccionando groupies públicamente, esto no es algo nuevo. Rihanna, por ejemplo, se enorgullece en ser una mujer fuerte, cambiando de pareja con regularidad, tomándose fotos medio desnuda sin avergonzarse nunca de lo que proyecta.

Podemos hablar de “hiper-sexualización” cuando un artista es obligado a solo jugar la carta de su sexualidad con el propósito de desarrollar una imagen. Una Britney Spears de 15 años vestida como una colegiala japonesa es “hiper-sexualización”. Aquí, se jugó con la imagen de una chica menor de edad para vender un track y lo peor es que esa imagen se proyectó sobre adolescentes y fue vendida como lo más cool de la tierra. ¿Hubiese sido distinto si hubiesen más mujeres en su equipo de management? Por supuesto que sí. Las mujeres siguen siendo consideradas solo como cuerpos.

El verdadero problema, sin embargo, es el estatus de las mujeres. Tener a Robin Thicke cantando una apología al abuso sexual “I know you want it” en un vídeo en el que mujeres desnudas lo rodean (mientras los derechos de las mujeres están en riesgo de forma cotidiana) y que esto haya tenido aprobación pública, es un verdadero problema. Aún así su último álbum fue un fracaso y fue crucificado en Twitter.

En relación al público de Iggy Azalea, lo que se cuestiona no es su ropa ni que esté hiper-sexualizada su imagen, sino que el público no la respeta y esto es, tristemente, un reflejo del acoso al que son sometidas las mujeres en las calles todos los días en la vida real.

IM: Existe también una falta de representación femenina en posiciones técnicas dentro de la industria, como por ejemplo, en ingeniería de sonido o producción. ¿Por qué crees que esto sucede? ¿Crees que es otra consecuencia de las estrategias de marketing en las que la mujer es presentada mayormente como artista/intérprete, haciendo que otras áreas de la industria no sean atractivas para ellas?

VB: En este sentido el verdadero problema no tiene que ver con las estrategias de marketing. Durante los últimos meses, el tema sobre la igualdad de género ha generado gran cantidad de atención en los medios, y el público parece estar más sensibilizado al respecto. Esto es un reflejo dl acelerado incremento de conocimiento sobre las discriminaciones que afectan a las mujeres en todas las áreas de creación artística. Dentro de los sectores artísticos y culturales, la fuerte presencia y la excelencia de jóvenes mujeres estudiando carreras artísticas no impide que se produzca un “efecto techo de vidrio”. Las estadísticas de mujeres en cargos gerenciales en sectores artísticos financiado con fondos públicos, son alarmantes: solo hay un 20% de gerentes femeninas en instituciones públicas, 25% en centros de danza y recintos nacionales o regionales. En el caso de disciplinas teatrales, sólo un 8% de los cargos directivos son ocupados por mujeres y estos números siguen disminuyendo. Según Women’s Audio Mission, existen menos de 5% de mujeres productoras o ingenieros de sonido y según Billboard, solo existen 6% de mujeres en posiciones directivas. Parece que confundimos mezcla de géneros con igualdad. Los puestos están abiertos a ambos sexos, pero no de forma igualitaria. Las estrategias de marketing son una consecuencia de esto.

IM: ¿Qué papel juega el público en la percepción de la mujer en la industria musical?

VB: Una encuesta reciente arrojó que las mujeres dominan las listas (sin referirnos de nuevo al tema de la hiper-sexualización). Cada semana salen artículos en The Guardian o NY Times sobre el sexismo en la música – un ejemplo claro es la escena del EDM: Erika Foster de Au Revoir Simone explicó recientemente como se le percibe con frecuencia como solo una groupie que se encarga del merchandising. Adele, Marina and the Diamonds, Solange Knowles, M.I.A., todas han hablado sobre el sexismo en la industria con palabras muy fuertes. Adele, por ejemplo, ha explicado que le tomó mucho tiempo tener éxito debido que constantemente le pedían que bajara de peso.

Billboard ha hecho análisis sobre la poca presencia de mujeres en los carteles de festivales. En Coachela, por ejemplo, dependiendo del año, entre 16% y 25% del cartel es femenino. Y solo 2 artistas femeninos han estado en el escenario principal: Björk en 2002 y Portishead en 2007. Incluso Buzz Feed hizo un gráfico sobre esto.

Nos enfrentamos a una pregunta del tipo “el huevo o la gallina”: ¿estamos respondiendo a las demandas del público? ¿Creemos que respondemos a sus gustos o simplemente les vendemos estos carteles sin saber si existe la demanda previa? Si nos fijamos en Adele, su álbum es un éxito mundial gracias a la calidad de su música y no a su apariencia. Una vez más, la música refleja el lugar y la imagen de la mujer en la sociedad. Pero el público está evolucionando: si miramos las reacciones de la gente acerca de Robin Thicke nos damos cuenta que las mujeres cada vez más expresan su opinión en cuanto a estos temas y obtienen respaldo. Esto no ocurría hace apenas un par de años.

IM: ¿Conoces alguna iniciativa, sea privada o pública, para incentivar a las mujeres, o para facilitar su entrenamiento  y participación en las áreas ejecutivas o técnicas de la industria? ¿Cuál crees que es la mejor forma de atraer a mujeres hacia estos sectores?

VB: En lo que concierne al Reino Unido, es el país que se encuentra al frente de esta batalla, liderada por PRS y AIM. Un estudio nacional sobre las destrezas creativas y culturales en UK muestra claramente una evidente falta de mujeres en los cargos más altos: 67.8% son hombres y 32.2% mujeres (en Francia: 63% vs 37%). PRS indica que entre sus miembros, solo el 12% son mujeres compositoras, autoras o editoras. La AIM ha revelado que solo el 15% de sus miembros son mujeres y solo existen 26 directoras artísticas mujeres en todo el Reino Unido. La industria en este país firmó un decreto para que las cosas evolucionen y honestamente espero que este tipo de iniciativas puedan ser implementadas en el resto de Europa.

FMF_banner -10

IM: ¿Cuál es tu opinión sobre eventos como el Future Music Forum? ¿Crees que añaden valor a la industria musical hoy en día?

VB: El FMF es probablemente mi evento favorito, junto con SXSW. Ambos no se comparan en términos de escala, pero encuentro que son igual de poderosos. El FMF nos permite compartir contenido de alta calidad en grupos pequeños. Este tipo de eventos son vitales porque permiten compartir información de gran importancia y transmitir mensajes de impacto dirigidos a los que toman las decisiones.

IM: ¿Qué tan importante crees que es discutir el rol de la mujer dentro de la industria en este tipo de eventos? ¿Crees que es el lugar apropiado o crees que existen espacios mejores para tener este tipo de conversación?

VB: Es vital discutir el rol de la mujer en estos eventos en los que los que están presenten los grandes que toman las decisiones y crean los cambios. Curiosamente estos eventos raramente respetan una paridad femenina-masculina (la junta ejecutiva del FMF no incluye mujeres, por ejemplo). Es muy importante discutir estos temas con las personas que tienen el poder de cambiar las cosas.

Por otro lado, esta batalla por la igualdad entre hombres y mujeres en las artes es fundamental para la sociedad en general. ¿No es algo curioso que en un sector de la actividad humana que promueve la emancipación, la apertura, la crítica e incluso la subversión, la representacion femenina es inferior a la representación en el mercado laboral a nivel global? ¿Las jovencitas que se dedican a una carrera artística están destinadas a ser únicamente musas, objetos de deseo, colaboradoras, tan dedicadas como invisibles?

Jeannette Lee, co-manager de Rough Trade (The Smiths, Pulp, The Strokes …), recientemente reprendió a la industria por fallar en reonocer el talento femenino escondido detrás del escenario, subrayando que, a lo largo de los años, ella había sido a menudo considerada como secretaria de su asociado Geoff Travis.

¿Desde cuando la ambición tiene género?

IM: Cuéntanos un poco sobre ti y cómo empezaste en la industria de la música.

VB: Llevo trabajando en la industria más de 15 años. Me involucré desde muy joven, mientras estudiaba llevaba una “fanzine” sobre música independiente en mi ciudad Auvergne. Luego de culminar un Master + MBA trabajé para grandes compañías en donde aprendí a perfeccionar mis habilidades (Microsoft, Omnicom, NRJ y luego Myspace como Marketing Manager). Siempre he combinado música y tecnología y mi trabajo se trata de desarrollar música y tecnología en forma conjunta.

IM: ¿Cómo contribuye tu trabajo a la industria en general? ¿Cuál consideras que ha sido tu mayor logro hasta ahora?

Fui la primera en Francia en explicar que un artista se puede desarrollar a través de la tecnología, con o sin una compañía discográfica. Antes de fundar mi agencia, lancé un blog llamado “Don’t believe the Hype” que sigue siendo el 1er blog en francés sobre marketing musical. También escribí un libro sobre estrategia musical digital, el cual fue best seller en Francia. Mi llegada no fue bien recibida por la industria al principio, pero a través de los años me he convertido en una experta reconocida, y represento a mi agencia con una gran variedad de tecnologías al servicio de artistas, desde producción hasta distribución(Twitter, Mixgenius, Bandzoogle, Playpass..), y también trabajo con artistas y sellos.

Luego, como mujer fundadora de mi propia agencia y reconocida en mi área, siento que es mi responsabilidad abrir el camino a otras. ¿Por qué existe una representación tan anormalmente baja de mujeres en el mundo de las artes y la cultura? ¿Por qué motivo no hemos alcanzado aún una paridad femenino-masculina en la industria discográfica, tanto desde el punto de vista artístico-creativo (productores, ingenieros e incluso músicos instrumentalistas, con la excepción de vocalistas femeninas) como desde el punto de vista del negocio? ¿Son un mito los artistas que están adelantados a su tiempo? Esa es una pregunta genuina.

¿Te gustaría conversar con Virginie sobre este tema y más? Asegúrate de asistir al Future Music Forum el 17 y 18 de Septiembre.

The following two tabs change content below.
Editora Senior de IndustriaMusical.es. Events Manager. Coordinadora del Programa en Music Business de SAE Institute Barcelona.

Latest posts by Julia Hernández Ruza (see all)

Comentarios

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Recibe nuestra Newsletter!
Subscríbete!